miércoles, 14 de noviembre de 2012

Los Principios del Entrenamiento Deportivo



       Podemos definir el entrenamiento como un "proceso de constante adaptación de los sistemas orgánicos, a través de la aplicación sistemática de estímulos conocidos". O de manera resumida como "el conjunto de métodos que aplicados de una forma sistemática llevan a aumentar el nivel de competencia motriz".
         Para comprender por qué el entrenamiento modifica nuestro estado fisiológico y se produce una mejora de la condición física es necesario revisar varios aspectos que son determinantes:
- Las teorías que explican los fenómenos de adaptación del organismo a los esfuerzos.
- Los principios que rigen el entrenamiento.
- Los factores a tener en cuenta.
- La planificación.
         El proceso de desarrollo de la condición física tiene unos fundamentos científicos, de modo que no es posible incrementar las capacidades deportivas y obtener buenos resultados sin seguir unos principios básicos. "Un principio es una base o fundamento en el que se apoya una materia o área de conocimientos".
1) PRINCIPIO DE LA UNIDAD FUNCIONAL
         El organismo funciona como un todo indisoluble. Cada uno de los órganos y sistemas están interrelacionados con el otro. El proceso de entrenamiento debe prestar atención general a la evolución y desarrollo de los distintos sistemas (circulatorio, respiratorio, endocrino, de alimentación, de movimiento, etc.), de forma simultánea y paralela. Un fallo en cualquiera de los sistemas hace imposible la continuidad del entrenamiento. Observar y atender las señales que nos envía nuestro cuerpo es imprescindible (excesivo cansancio, enfermedad, falta de apetito, etc.)
2) PRINCIPIO DE LA MULTILATERALIDAD
         Si tenemos en cuenta el principio anterior, una correcta preparación tiene que abarcar los diferentes sistemas, las capacidades físicas básicas y buscar el equilibrio corporal en el entrenamiento. Está demostrado que una preparación multifacética y variada es necesaria en las personas que se están formando. Con ella se consiguen mejores resultados, ya que el deportista domina una mayor cantidad de movimientos y tiene un mayor dominio de sus conductas motrices. Por otra parte se compensan los desajustes que determinadas prácticas deportivas pueden generar (p. Ej. Deportes asimétricos como el tenis o el golf que desarrollan más una parte del cuerpo que otra).
3) PRINCIPIO DE LA CONTINUIDAD
         Para que el entrenamiento permita una mejora debe ser continuo. La experiencia y la fisiología del ejercicio han demostrado que todo esfuerzo que se interrumpe por un período prolongado, o es realizado sin continuidad, ni crea hábito ni entrena. Es decir, no se produce una mejora funcional al no haber adaptación. Se deben alternar de manera eficaz esfuerzos y descansos. Entrenar días alternos es un buen principio para personas no deportistas.
4) PRINCIPIO DE LA PROGRESIÓN
         Cuando un determinado estímulo es aplicado varias veces, el organismo se adapta a él y es necesario modificarlo y/o incrementarlo si queremos que se continúe la mejora progresiva de las posibilidades de rendimiento.
         Este aumento de la carga debe hacerse de forma gradual, siempre adaptándose al nuevo estado en que se encuentra el deportista. Por ejemplo en Resistencia se puede ir aumentando progresivamente el tiempo o la distancia de carrera, también el ritmo e ir más rápido. Si no se sigue una progresión coherente, no obtendremos beneficio alguno y el deportista se estancará.
5) PRINCIPIO DE LA RECUPERACIÓN.
         Los períodos de recuperación son esenciales, tanto en el transcurso de una sola sesión de entrenamiento como durante todo el año. El descanso, con la consiguiente relajación física y mental, deberá combinarse esmeradamente con dosis de ejercicio y recuperación.  Un alto estado de fatiga podrá provocar lesión, enfermedad o dolor físico.
         Además el descanso se puede mejorar utilizando métodos que ayudan en la recuperación del organismo como: baños, hidroterapia, saunas, masajes, etc.
6) PRINCIPIO DE LA INDIVIDUALIDAD
         Este principio está determinado porque cada persona tiene características completamente distintas, desde el punto de vista antropométrico, funcional, motor, psicológico, de adaptación, etc. Por tanto la capacidad de reacción del organismo es diferente y requiere que la aplicación de los esfuerzos, y de los medios a emplear, en el entrenamiento esté en relación con las peculiaridades individuales. Cada programa debe adecuarse a las costumbres, los gustos, las necesidades, aptitudes y metas de quien particularmente lo utiliza, a fin de obtener los máximos beneficios.
7) PRINCIPIO DE LA ESPECIFICIDAD
         Este principio se refiere a los deportistas ya formados. La preparación específica sólo se puede conseguir a través de ejercicios puramente específicos que permitan el dominio técnico de las diferentes especialidades y capacidades. El entrenamiento específico producirá efectos biológicos y adaptaciones al entrenamiento dentro del cuerpo, que serán únicos para la actividad realizada. Si se entrena la carrera se mejorará la carrera, si se levantan pesas será bueno en pesas…
8) PRINCIPIO DE LA PARTICIPACIÓN ACTIVA Y CONSCIENTE EN EL ENTRENAMIENTO
         Los deportistas deben saber lo que están haciendo, como lo están haciendo y para que lo están haciendo. Se debe contar con la iniciativa y responsabilidad por parte del deportista que para asumir las tareas que le corresponden y valorar su rendimiento.
9) PRINCIPIO DE LA PERIODIZACIÓN
         La periodización es la forma de estructurar y organizar el entrenamiento deportivo en un tiempo determinado, a través de períodos lógicos que comprenden las distintas fases del desarrollo de la preparación del deportista. En él se tienen en cuenta el número de entrenamientos semanales, la frecuencia de las cargas, los períodos de descanso, etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada